miércoles, 5 de marzo de 2014

Texto y acuarela

Los arboles de Chari Leiva

EL SECRETO DEL AGUA

     Las hojas se agitaron  levemente entre las ramas, entonces, acudieron las nubes  para  derramarse  entre los árboles,  aquel siempre fue el pacto silencioso que mantenían. Los arboles se alzaban en su intento vano por conquistar el cielo, y éste, los consolaba con la lluvia que  esparcía por la tierra. Después, llegó el viento que zarandeó  las ramas, celoso de  la relación que mantenían ambos.  


     Pero todos sabían, aunque callaban, que el verdadero amor se ocultaba entre los nubarrones.




Este relato pertenece a una idea que compartimos la Asociación Café de Palabras con la pintora Chari Leiva, en la cual, utilizamos algunas de sus pinturas como disparador creativo y escribir un cuento. 


9 comentarios:

Mar dijo...

Te ha inspirado muy y mucho la pintura de tu amiga (que por cierto, me ha gustado mucho). Digo, que cuando se despejen los nubarrones, ya aflorará ese amor.

Bss.

Maruja dijo...

Esta muy bien descrito.
Un saludo.

mariajesusparadela dijo...

Precioso texto, Encarni.

Lucia M.Escribano dijo...

Que bonito texto, merecido para la bella imagen de tu amiga.
Tienes un premio esperando en mi blog, deseo que te guste cuando lo recojas.
Abrazos guapisima.

Gloria dijo...

Has descrito muy bien ese triangulo amoroso a través de la naturaleza visionando esa fantástica acuarela.
Ha sido un placer encontrar tu espacio, con tu permiso sigo leyendo todo lo que regalas y visionando estupendas imágenes.
Saludos desde Tenerife.

Carmen Andújar dijo...

Muy bonita la acuarela, muy sugerente, y el texto muy acorde con la pintura.
Un abrazo

Azulceleste dijo...

Gracias Encarni.
El otro día vi a Tomás en la Universidad y le dí mi tlf. para que te lo pasara cuando te vea.
Si me llamas estaría encantada de compartir un café y una charla contigo.
Un fuerte abrazo

MAMÉ VALDÉS dijo...

Feliz Primavera, espero algún día tener más tiempo para mis amigos de la blogosfera, un saludo.

Fabián Madrid dijo...

Brisa, quizás el aire avente ese amor que se oculta entre los árboles.
Un beso.